El contrato de trabajo de la Au Pair

firmar contrato trabajo condiciones au pair

Última actualización: 16/06/2016

Ningún comentario por ahora

  • 4.62
4.62/5 - 54 votos

Cuando vayas a trabajar de Au Pair, una de las cosas más importantes más cuando vayas a cerrar el trato con la familia es firmar un contrato. Desgraciadamente, y sobre todo en Reino Unido, no es un hábito muy común ya que la normativa Au Pair aquí no es muy específica y a pesar de que existen unas pautas a seguir, estas son algo ambiguas y no lo suficiente completas en muchos casos. Es por ello que es muy importante establecer correctamente las bases de tu relación con la familia desde un principio, idealmente por escrito y firmado por ambas partes, para evitar problemas futuros.

Antes de seguir, aclarar que dicho contrato no se trata de un acuerdo mercantil, ya que en ningún momento vas a ser una trabajadora por cuenta ajena ni vas a cotizar ni vas a pagar impuestos ni vas a recibir un salario mínimo. Simplemente se trata de un acuerdo escrito entre dos partes en el que se van a fijar tus derechos y deberes como Au pair, al cual podrás recurrir en caso de dudas o malentendidos con la familia.

¿POR QUÉ FIRMAR UN CONTRATO?

Se asienta el acuerdo
Con un documento firmado por las partes se legitima el trato y el intercambio en el que ambas partes están de acuerdo. Se fijan unas condiciones favorables y justas tanto para la familia como la Au Pair, y siempre se podrá recurrir a él en caso de que alguna de las partes pudiera vulnerarlo o no respetar el acuerdo. Por ejemplo: podrás reclamar tus derechos si acordaste con la familia tener tiempo para ir a clases y no puedes hacerlo debido a las horas de trabajo.

Aporta seguridad
Tener una base que justifique tu relación con tu familia es muy positivo para el futuro de tu estancia. Podrás recurrir a él tanto para los pequeños malentendidos como para las situaciones de riesgo. Son muchas las Au Pair que se han visto en la calle sin previo aviso y sin ninguna seguridad. Obviamente, ante este tipo de situaciones, la existencia de un contrato firmado por ambas partes es una prueba de tu situación en caso de que el asunto acabe en manos de las autoridades.

Asegura los derechos y deberes
Es muy importante dejar claros tus derechos y deberes, y poniéndolo por escrito es la manera de darles peso y seguridad. De esta manera todo queda fijado y podrás recurrir al contrato en caso de que se estén infringiendo las condiciones en la que lo firmaste. Igual sucede con la familia. Recuerda cumplir y atenerte a tus deberes para no tener ningún malentendido. Por ejemplo: si has firmado un acuerdo de 25 horas de trabajo señales a cambio de £80, deberás cumplir con esas horas y en caso de tener que trabajar más horas de las establecidas, podrás reclamar una solución teniendo como prueba el contrato.

Proporciona estabilidad
Al firmar, estás pactando unas condiciones que incluirán un periodo mínimo de estancia. Sin embargo, el contrato podrá finalizarse por acuerdo común de las partes si se infringen las condiciones del acuerdo, entre otro tipo de situaciones. Es importante, eso sí, incluir en el contrato que hay que dar el aviso con al menos 14 días de antelación, tiempo necesario para que la familia encuentre otra Au Pair y a ti para buscar una nueva familia o buscarte otra cosa. De esta forma te aseguras que no te vas a encontrar de patitas en la calle de un día para otro.

Sirve como prueba de residencia
Gracias a este documento, podrás disponer de tu propio ‘proof of address’ con el que poder demostrar que resides en Reino Unido y así poder realizar todos los trámites burocráticos necesarios como abrir una cuenta bancaria, darte de alta en un centro médico y muchos otros más.

EL CONTRATO

Si tu familia no dispone de su propio contrato, puedes descargarte un contrato modelo desde el siguiente enlace, en el que solo tendrás que rellenar los espacios en blanco.

LAS PARTES DEL CONTRATO

Tanto si utilizas el contrato modelo, como si usas el de la propia familia o si lo redactas por tu cuenta, este debería de contener la siguiente información:

  1. CONDICIONES GENERALES: Aquí se debe de fijar la duración de tu estancia, la fecha de inicio y el idioma que vas a practicar durante tu estancia con la familia.
  2. DEBERES DE LA FAMILIA: En esta sección se especificarán el número de miembros de la familia, incluyendo las edades y géneros de los niños, a qué se dedican los padres y si disponen de empleados asalariados en el hogar. También hay que incluir una descripción del lugar de residencia, la zona donde se ubica y el idioma que se habla en casa. En este apartado también es muy importante incluir la descripción de tu alojamiento, la manutención que tienes incluida, cuantos días libres tendrás a la semana y la cantidad de tu paga semanal. También deberías de incluir la cantidad de horas semanales que tendrás libres para poder estudiar o asistir a una academia, e incluso especificar que ocurre en caso de que enfermes.
  3. DEBERES DE LA AU PAIR: Aquí se deben de fijar tus horas de trabajo semanales y todas las tareas que te comprometes a hacer. Es muy importante precisar con la mayor exactitud posible cuales son las tareas del hogar con las que vas a colaborar, como por ejemplo: poner dos lavadoras a la semana, planchar la ropa de los niños, etc. De esta forma te podrás evitar realizar muchas tareas domésticas que no te corresponden, ya que una Au Pair no es una empleada del hogar.
  4. OTRAS DISPOSICIONES: Finalmente, hay que indicar con exactitud los pasos a seguir en caso de que haya que poner fin al contrato antes de tiempo. Lo aconsejable es dejar claro que la parte interesada en concluir el contrato, deba de avisar con al menos dos semanas de antelación.

Para finalizar, añadir que si optas por buscar trabajo a través de una agencia de Au Pair, estás te proporcionaran su propio acuerdo por escrito con la familia y en caso de tener algún problema con la familia siempre podrás recurrir a ellos. En caso de que busques la familia por tu cuenta, es muy importante cubrirte bien las espaldas y firmar vuestro propio acuerdo por escrito. No aceptes nunca trabajar con una familia que no esté dispuesta a firmar un acuerdo, ni mucho menos trabajes sin un acuerdo firmado.


¿Te ha gustado este artículo? Valoralo pulsando en las estrellas. ¡Gracias!

4.62 de 5 - 54 votos

Compartir

Ningún comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Ningún comentario por ahora

      ¡Esta es tu oportunidad de ser la primera persona en escribir un comentario!