Información general

londres autobus bus london moverse guia oyster

Última actualización: 09/05/2014

3 comentarios

  • 4.6
4.6/5 - 1021 votos

Junto con el metro, los autobuses son uno de los principales sistemas de transporte público de la ciudad de Londres. Desde mi punto de vista este medio de transporte no es el recomendado para los nuevos residentes, ya que moverse en autobús sin conocerse bien la ciudad no es tarea sencilla.

La ciudad de Londres cuenta con más de 700 rutas de autobús diferentes, cada una de ellas con horarios, frecuencias de paso y paradas diferentes, por lo que no existe un mapa unificado donde vengan plasmadas todas las rutas. Esto complica desplazarse en autobús.

Los autobuses están integrados dentro del sistema de transporte metropolitano de Londres por lo que en todas las rutas puedes pagar sin ningún problema con tu Oyster Card. Además, desde 2014 también se puede pagar directamente con tarjeta de crédito o débito. A diferencia del metro, la Oyster Card tan solo hay que pasarla al subir al autobús. No es necesaria pasarla por ningún sitio al bajar, ya que la tarifa de autobús es fija y se te descuenta de tu saldo directamente cuando pasas tu Oyster al subir.

Un miedo común que se suele tener cuando se usa el autobús es el de no saber donde está tu parada de destino y por tanto no saber cuando bajar. En todos los autobuses de Londres, tanto por megafonía como en las pantallas interiores, se te indica en todo momento de donde estás y cual es la siguiente parada. Esto resulta muy útil sino te conoces Londres, pero claro, es necesario que sepas el nombre de la parada de destino.

Además, los autobuses no son como el metro que paran en todas paradas, por lo tanto, para indicar que quieres bajarte en la siguiente parada, tienes que darle a los pulsadores que encontraras por dentro del autobús. Nada más indiquen que la siguiente parada es la tuya, dale al pulsador, ya que si le das demasiado tarde puede darse el caso de que se la salte.

Según mi experiencia personal, los autobuses son ideales para realizar trayectos cortos por dentro de la ciudad, pero no los recomiendo en absoluto para los viajes largos. En estos casos lo más eficiente, tanto en tiempo como en dinero, suele ser utilizar el metro. Esto se debe a que, a no ser que dispongas de un Travelcard, en los autobuses no existen los transbordos, por lo que si tienes que que hacer más de un cambio de autobús para llegar a tu destino, tendrás que pagar el billete individual por cada trayecto que realices. Además, ten en cuenta que cada unos 500 metros hay una parada, por lo que si pretendes cruzarte la ciudad entera en autobús te puede llevar un buen rato.

Por lo tanto, como regla general:

  • Para viajes cortos: autobús
  • Para viajes largos: metro

Finalmente, advertirte que ir de pie en el piso superior del autobús o de las escaleras, está totalmente prohibido. Recuerda que los autobuses llevan cámaras interiores por lo que si lo haces, el conductor del autobús te llamará la atención. En el piso de abajo se puede ir de pie sin problemas.


¿Te ha gustado este artículo? Valoralo pulsando en las estrellas. ¡Gracias!

4.6 de 5 - 1021 votos

Compartir

3 comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • 3 comentarios
    1. Responder
    2. Responder
      • Responder