Carolina

carolina-relato-personal-diario-londinense

Última actualización: 13/01/2012

Un comentario

  • 5
5/5 - 1 voto

Por fin tengo un poco de tiempo para escribir, que tenía muchas ganas pero entre la llegada y la adaptación a la vida aquí…no encontraba el hueco para hacerlo.

El pasado martes me enfrasqué en esta azaña. Fué un día cargado de emociones, por un lado alegría, entusiasmo y nerviosismo por comenzar esta ”nueva vida” mezclado con el miedo a lo desconocido y por supuesto, la pena por dejar atrás a tanta gente querida, ese vacío que se siente cuando no tienes cerca a personas que son importantes para ti. ¿Qué no hay que preocuparse porque hoy en día hay muchos medios para comunicarse? Está claro, pero no poder darles un simple abrazo…duele.¿Puede que fuese unos de los días mas duros que he tenido? Es muy probable.

Y hasta aquí el sentimentalismo, que sino me va a dar el bajón. Además, tengo muchas cosas que contar, que estos días están siendo realmente increibles. Asi que allá voy.

Para llegar a la isla tenía que tomar dos vuelos (como me gustan tanto, encima por partida doble), uno hasta Gatwick (Londres) y el otro a Isle of Man. Salí a las 11:30 de la mañana y pisé tierras manesas a las 21:00 de la noche (hora inglesa), así que os podéis hacer una idea de lo cansado que se hizo el viaje, aunque en realidad, mas que el viaje, la espera entre un vuelo a otro.

El primer vuelo, con Easyjet, fue estupendo, desde el despegue, hasta el aterrizaje, pasando por las dos horas y media de recorrido que tenía. Aunque claro, que me pasara el vuelo charlando con un muchacho que conocí contribuyó a que no pensase todo el rato en el avión. Desde aquí un saludo a Pepe, que seguro lo estará leyendo, mucha suerte en Oxford!

Una vez en Gadwick, me dispuse a cambiar de terminal, puesto que el vuelo llegó a la norte y el siguiente salia de la sur. El cambio no pudo ser mas fácil y sencillo. Una vez allí, facturé la maleta para estar mas cómoda, almorcé y me di unos pocos de paseos por la terminal y sus numerosas tiendas. Había un Harrods! Me encantó, la verdad. La foto de la entrada la tome en el hall.

El segundo vuelo, con la compañía Flybe, fue muy bien también. El avión era más pequeño y sonaba mucho. Pero era más corto, y paso rápido.

Y llego el gran momento, puse al fin pie en tierras manesas. He de decir que me sorprendió el buen tiempo que hacia, frío, pero no demasiado. Vino Fred (el cabeza de familia) a recogerme al aeropuerto. Durante el trayecto a casa me estuvo explicando cosas sobre la isla, curiosidades, y situándome un poco. Fue francamente agradable. Al llegar a casa, conocí a Julia (la madre), muy simpática. Ambos me enseñaron la casa y se portaron estupendamente conmigo. Los peques dormían, así que no puede conocerlos en persona hasta el día siguiente.

Finalizo aquí esta segunda entrada. En la siguiente habrá mas, y espero que mejor 😉

Muchas gracias a todos.

Carolina


¿Te ha gustado este artículo? Valoralo pulsando en las estrellas. ¡Gracias!

5 de 5 - 1 votos

Compartir

1 comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Un comentario
    1. Responder